Skip to content

Download E-books Blue Christmas (Novela negra) PDF

«¿Alguien dijo que los angeles novela negra estaba exhalando sus últimos suspiros? Correa demuestra que el género goza de muy buena salud.» Antonio Parra, La Verdad Digital

«El Marlowe canario, tan own como lleno de humor.» Kerstin Strecker, Berliner Morgenpost

El día de los Inocentes es tan buen día como otro para morir. Eso debió pensar Gervasio Álvarez cuando le dieron l. a. noticia de los angeles aparición de un cadáver. Andrea Mérida, viuda de militar, madre de tres hijos, pensionista, ha muerto por sobredosis de cocaína. Nadie ha oído ni visto nada. Nadie puede explicar si los angeles droga fue ingerida voluntaria, informal o intencionadamente. Nadie parece ganar con esa muerte. El caso es que l. a. Navidad se tiñe de desánimo.

Por eso Álvarez make a decision rescatar a un buen amigo de su retiro voluntario.Blue Christmas supone el regreso de un Ricardo Blanco más humano, más frágil, más hondo. Un relato, unos personajes, a un tiempo melancólicos e intensos que reflejan, como pocos, los angeles historia de una concern. los angeles sexta entrega de los angeles saga del detective canario es, acaso, los angeles más social e íntima de todas. Se desgranan, si no las causas, sí las consecuencias de una época comprometida y crítica: el paro, el desahucio, los angeles soledad, l. a. miseria. Y lo que el ser humano es capaz de hacer para salir de ellos

Show description

Read or Download Blue Christmas (Novela negra) PDF

Best Thriller books

The Golden Rendezvous

A undying vintage of modern day piracy from the acclaimed grasp of motion and suspense. Aboard the SS Campari, all isn't good. For Johnny Carter, the manager Officer, the voyage has already all started badly; yet it’s in simple terms while the Campari sails that night, after a succession of delays that he realises anything is heavily improper.

The Devil's Star: A Harry Hole Novel (Harry Hole Series)

“Astonishingly convinced. . . . The Devil’s superstar ratings with an fascinating plot and Nesbo’s mastery of speed and pressure. ” — the days (London) From essentially the most celebrated crime writers in Europe and the award-winning writer of The Redbreast comes an epic mystery that includes Police Detective Harry gap.

Scorpion Betrayal

"Kaplan has written one of many smartest, swiftest and so much compelling undercover agent novels i have learn in years. "—Harlan Coben, writer of reside Wire"Wow! Scorpion Betrayal…delivers extra heart-thumping twists and turns, ideals and betrayals, than The Day of the Jackal and The undercover agent Who got here in from the chilly rolled into one.

Sleight of Hand (Dana Cutler Series)

Inner most investigator Dana Cutler needs to take down a crafty psychopath sooner than he can pull off the appropriate crime, in Sleight of Hand, a singular of suspense from Phillip Margolin, long island occasions bestselling writer of Capitol homicide and ultimate Justice. Charles Benedict – charismatic legal safeguard legal professional, beginner illusionist, hit guy – has played his maximum sleight of hand but: framing a millionaire for the homicide of his a lot more youthful spouse.

Extra resources for Blue Christmas (Novela negra)

Show sample text content

Eso period una atrocidad, una perversión del orden. Pero que muriese un hombre de noventa tan sólo period una consecuencia, los angeles resultante de haber estado vivo alguna vez. l. a. eternidad es tan merciless como los angeles muerte prematura; ¿quién quiere vivir doscientos años atrapado en un cuerpo decrépito y frágil? los angeles entendía. Desde luego que los angeles entendía. period el razonamiento que me había estado repitiendo desde el día siguiente al entierro de Colacho Arteaga. Me decía a mí mismo cada mañana que period lógico, typical, ley de vida. Sin embargo, cada noche me iba a los angeles cama destrozado, herido, cagándome en los clavos del ataúd de l. a. lógica, los angeles naturaleza y esa puñetera ley que nunca me había convencido y siempre me withstandí a cumplir. Beatriz volvió a alzar su copa de vino y brindó por él, por mi abuelo, por l. a. paz que seguro habría encontrado allá donde los muertos descansasen. Me preguntó por un recuerdo del viejo, el primero que me viniera a los angeles mente. Le replyí casi sin dejarla acabar, Me acuerdo de sus manos carenando una barca colour celeste en l. a. Puntilla; ¿sabes? , me gustaba observar cómo trabajaba, con qué suavidad restañaba los angeles madera podrida, con qué paciencia recomponía las heridas del tiempo o de los oleajes; parecía un pianista acariciando un viejo piano; y su nuca; sí, ya sé; parece una bobada, pero me acuerdo de su nuca, de las arrugas de su cuello veteado por el sol mientras trabajaba, de sus orejas rudas, de su cabeza regia; podía pasarme horas contemplándolo allí, detrás de él, descalzo sobre l. a. area tibia. Beatriz insistió en que esa imagen period un homenaje a l. a. vida. En que l. a. vida (y no l. a. muerte) habitaba ese recuerdo. Y en que yo no period capaz de llorar l. a. ausencia de Colacho porque Colacho estaba más presente que nunca. –Y cuando muera yo, Beatriz, ¿quién lo va a recordar? –¿Cuándo tú mueras quién te recordará a ti? –Posiblemente nadie. –¿Y eso te preocupa? –En absoluto. –¿Pues entonces? A ver, ¿qué period esa otra cosa que querías preguntarme? Le hablé de los angeles cocaína y los angeles arritmia cardiaca. De una combinación que había acabado con l. a. vida de Andrea Mérida. Le pregunté si period fácil averiguar l. a. dosis necesaria. Si, como había apuntado el forense, sólo bastaba acudir al Google y esperar sentado. Beatriz alternó dos gestos que me inspiraron una ternura inmensa: por un lado, el horror (en los angeles mirada) de pensar en una muerte tan insoportable; por otro, el goce (en l. a. sonrisa) que le producía ayudarme con algo tan sencillo. ¿Sencillo? Mucho. Sólo se precisaba tener una amiga farmacéutica. Cualquiera que supiese de l. a. dolencia de Andrea Mérida, conociese los efectos de los angeles coca y, por descontado, quisiera acabar con ella, sabía cómo. Las drogas servían para aliviar y para matar, depende de los angeles dosis y el uso que de ellas se hace. Las luces y las sombras, en fin, del ser humano. Nosotros elegimos l. a. luz. Ya estaba bien de sombras. Que Andrea Mérida nos perdonara l. a. indelicadeza pero el besugo al horno estaba sabrosísimo, casi limpio de espinas y de un sabor tan intenso que no necesitaba de ninguna salsa para esconder su aroma o su gusto.

Rated 4.07 of 5 – based on 6 votes