Skip to content

Download E-books El lector común PDF

By Virginia Woolf

Virginia Woolf fue una lectora y una ensayista muy aguda y penetrante, como lo demuestran sus ensayos sobre literatura de todos los tiempos: Defoe, Austen, Elliot, Conrad, Donne..., en definitiva, l. a. tradición literaria en l. a. que quiso verse y a los angeles que quiso contestar. Estos textos son el complemento perfect a su narrativa, además de un volumen esencial en su Biblioteca de Autor publicada por Lumen.

Show description

Read or Download El lector común PDF

Similar Essays books

Collecting Himself: James Thurber on Writing and Writers, Humor, and Himself

The 1st quantity of a chain containing formerly unpublished Thurber fabric comprising drawings, cartoons, essays, autobiographical and biographical sketches. This publication is prepared essentially through topic, instead of by means of chronology or style. The editor has attempted to exploit Thurber's personal instincts for anthologising, blending several types of writing, article, essay, overview, comic strip and parody.

Testaments Betrayed: An Essay in Nine Parts

An excellent and thought-provoking essay from one of many 20th century’s masters of fiction, Testaments Betrayed is written like a unique: an analogous characters seem and reappear during the 9 elements of the booklet, as do the crucial topics that preoccupy the writer. Kundera is a passionate defender of the ethical rights of the artist and the consideration due a piece of paintings and its creator’s needs.

Seek: Reports from the Edges of America & Beyond

Half political disquisition, half trip magazine, half self-exploration, search is a suite of essays and articles within which Denis Johnson basically takes at the global. and never an obliging, easygoing global both; yet fairly one during which horror and wonder exist in such proximity that they may good be interchangeable.

In Rough Country: Essays and Reviews

“A poignant, nostalgic choice of literary feedback via considered one of America’s preferable authors. ”—Kirkus Reviews In tough kingdom is a sterling choice of essays, experiences, and feedback from Joyce Carol Oates that specializes in a wide range of books and writers—from Poe to Nabokov, from Flannery O’Connor to Phillip Roth.

Additional info for El lector común

Show sample text content

Y cuando, al ultimate, Emma se comporta de un modo que justifica nuestras mayores esperanzas depositadas en ella, nos conmovemos como si hubiéramos sido testigos de un asunto de suma importancia. Aquí, sin duda, en esta historia inacabada y en l. a. central, menos importante, se dan cita todos los elementos de l. a. grandeza de Jane Austen. Tiene l. a. cualidad permanente de los angeles literatura. Eliminemos mentalmente l. a. animación de l. a. superficie, l. a. semejanza con l. a. vida, y ahí permanece, para proporcionar un placer más intenso, un discernimiento exquisito de los valores humanos. Retiremos también esto de los angeles mente y podemos hablar largo y tendido con satisfacción extrema sobre ese arte más abstracto que, en los angeles escena del salón de baile, tanto hace variar las emociones y tanta proporción da a las partes, que puede disfrutarse como uno disfruta de l. a. poesía, por sí misma, y no como un eslabón que lleva los angeles historia por aquí y por allá. Pero las habladurías cuentan de Jane Austen que period recta, meticulosa y taciturna —«un atizador al que todos temen»—. De eso también hay indicios; podía ser bastante inmisericorde; es una de las escritoras satíricas más consistentes de toda los angeles literatura. Esos primeros capítulos ásperos de Los Watson demuestran que el suyo no period un genio prolífico; no tenía, como Emily Brontë, que abrir simplemente los angeles puerta para hacer notar su presencia. Humilde y alegremente recogió las ramitas y briznas de paja para hacer el nido y las colocó cuidadosamente juntas. Las ramitas y briznas en sí estaban un poco secas y polvorientas. Estaba l. a. casa grande y l. a. casa pequeña; una merienda, una cena y una comida campestre esporádica; los angeles vida estaba cercada por valiosas conexiones e ingresos suficientes; por carreteras enfangadas, pies mojados y una tendencia por parte de las damas a cansarse; sostenida en parte por principios, en parte por las consecuencias y los angeles educación que disfrutaban comúnmente las familias de clase media alta que vivían en el campo. El vicio, los angeles aventura, los angeles pasión se dejaban fuera. Pero de todo este prosaísmo, de toda esta pequeñez no elude nada, y nada se pasa astutamente por alto. Con paciencia y meticulosidad nos cuenta cómo �no hicieron ninguna parada hasta que llegaron a Newbury, donde una comida placentera, enlazando l. a. cena y el almuerzo, puso punto y ultimate a los gozos y las fatigas del día». 1 Tampoco rinde tributo a las convenciones simplemente de boca para fuera; cree en ellas además de aceptarlas. Cuando describe a un clérigo, como Edmund Bertram, o a un marino, en specific, ella parece excluida por l. a. santidad de su oficio del libre uso de su herramienta critical, el genio cómico, y es propensa por tanto a caer en el panegírico decoroso o los angeles descripción prosaica. Pero estas son excepciones; en su mayor parte, su actitud trae a los angeles memoria los angeles exclamación de l. a. dama anónima: �¡Una ingeniosa de los angeles palabra, una delineadora del carácter que no habla es verdaderamente aterradora! ». No desea reformar ni aniquilar; ella calla; y eso, hablando en propiedad, es aterrador.

Rated 4.98 of 5 – based on 9 votes