Skip to content

Download E-books Rip van Winkle (Ilustrado) PDF

By Washington Irving

Publicado en 1819, este relato es considerado el primer cuento de l. a. literatura norteamericana. Está ambientado en los días previos a los angeles Guerra de Independencia de los Estados Unidos y narra los angeles historia de un aldeano de ascendencia holandesa que escapa de su esposa, que lo regañaba continuamente por irse al bosque. Tras varias aventuras, se sienta bajo l. a. sombra de un árbol y se queda dormido. Al depertar el mundo que conocía había cambiado por completo...

Este relato sigue muy presente en los angeles cultura de Estados Unidos y, de hecho, l. a. historia se sigue contando entre los niños, que aún disfrutan con los angeles leyenda del viejo Rip van Winkle.

Show description

Read or Download Rip van Winkle (Ilustrado) PDF

Similar American Literature books

Kayak Morning: Reflections on Love, Grief, and Small Boats

“There is certainly existence after demise, and Rosenblatt proves that indisputably. ”—USA TodayFrom Roger Rosenblatt, the bestselling writer of constructing Toast and except It strikes the Human center, comes a poignant meditation at the nature of grief, the passages via it, the solace of solitude, and the therapeutic strength of affection.

Little Women and Good Wives (Vintage Classics)

Lifestyles within the March family is stuffed with adventures and injuries because the 4 very various March sisters stick with their various paths to maturity, consistently holding the distinctive bond among them. brilliant Meg, impetuous Jo, shy Beth, and inventive Amy each one need to confront assorted demanding situations as they develop up jointly and try to methods to be either satisfied and reliable.

Dark Energy (Penguin Poets)

A brand new assortment from the awardwinning poet and writer of the bestselling novel hole Creek

In the phrases of Poetry journal, Robert Morgan’s poems “shine with good looks that transcends locale. ” The paintings in his latest assortment, rooted in his local Blue Ridge Mountains, explores the mysteries and tensions of relatives and formative years, the splendors and hidden dramas of the wildlife, and the agriculture that helps all tradition. Morgan’s voice is lively and precise, starting doorways for the reader, discovering unforeseen pictures and connections. The poems succeed in past surfaces, to the unusual forces inside of atoms, our genes, our background, and outward to the farthest hobbies of galaxies, the darkish strength we can't clarify yet realize in our bones and blood, in our inner most thoughts and mind's eye.

The Call of Cthulhu and Other Weird Stories: (Penguin Orange Collection)

A part of the Penguin Orange assortment, a limited-run sequence of twelve influential and liked American classics in a daring sequence layout supplying a latest tackle the enduring Penguin paperback   For the 70th anniversary of Penguin Classics, the Penguin Orange assortment celebrates the historical past of Penguin’s iconic ebook layout with twelve influential American literary classics representing the breadth and variety of the Penguin Classics library.

Additional info for Rip van Winkle (Ilustrado)

Show sample text content

En ese momento, allí, el pobre Rip se quedó parado. Volvió a silbar y a llamar a su perro, pero solo recibió por respuesta los graznidos de una bandada de cuervos ociosos que se ejercitaban en las alturas, por encima de un árbol seco que colgaba sobre un precipicio iluminado por el sol, y que, seguros en su elevación, parecían mirar hacia abajo y burlarse de los angeles perplejidad del pobre hombre. �Qué podía hacer? l. a. mañana avanzaba y Rip sentía el estómago vacío, necesitaba su desayuno. Lo entristecía dejar el arma y al perro, también temía enfrentarse a su mujer; ahora bien, no tenía intención de morirse de hambre en las montañas. Sacudió los angeles cabeza, se echó al hombro el arma oxidada y, con el corazón lleno de pesar y de ansiedad, giró sus pasos con destino al hogar. Según se aproximaba a l. a. aldea, se encontró con varias personas, si bien ninguna le period normal, lo que en cierto modo lo sorprendió, puesto que creía conocer a todo el que vivía en los alrededores. Sus vestidos, por otra parte, eran de un tipo distinto a los que él estaba acostumbrado. Todos ellos lo miraron boquiabiertos, con iguales muestras de sorpresa y, siempre que plantaban su mirada sobre él, invariablemente se acariciaban l. a. barbilla. los angeles constante recurrencia de este gesto llevó a Rip, involuntariamente, a hacer lo mismo. En ese momento, para su sorpresa, �descubrió que los angeles barba le había crecido casi medio metro! Había llegado ya a las afueras de los angeles aldea. Una tropa de extraños niños corría a sus pies, soltando risotadas a sus espaldas y señalándole los angeles barba gris. Los perros, por su parte, entre los que no reconocía a ninguno como viejo amigo, ladraban a su paso. l. a. propia aldea estaba cambiada: period más grande y populosa. Había hileras de casas que no había visto antes y aquellas que fueron sus lugares predilectos habían desaparecido. Sobre las puertas aparecían extraños nombres, extraños rostros en las ventanas, todo period extraño. Su mente hizo sobrevolar una sospecha: comenzó a dudar si tanto él como el mundo a su alrededor no estarían embrujados. Sin duda aquella period su aldea natal, l. a. que había dejado solo un día antes. Allí estaban las montañas de Kaatskill, por allí corría los angeles plata del Hudson en l. a. distancia, cada colina y cada valle descansaban exactamente igual que siempre… Rip estaba completamente perplejo. �¡Ese jarro de anoche —pensó— ha confundido del todo mi pobre cabeza! ». No sin dificultad, encontró el camino hacia su propio hogar, al que se aproximó en silente temor: esperaba en cualquier momento oír l. a. voz estridente de l. a. señora Van Winkle. Descubrió, sin embargo, que los angeles casa había caído en los angeles ruina: el tejado se había venido abajo, las ventanas estaban hechas añicos y las puertas fuera de sus goznes. Un perro medio muerto de hambre que se parecía a Wolf se escondía entre las paredes. Rip lo llamó por su nombre, pero el chucho gruñó, mostró los dientes y se marchó. Esto fue un golpe duro. �¡Mi propio perro —suspiró el pobre Rip— me ha olvidado! ». Entró en l. a. casa, que, a decir verdad, los angeles señora Van Winkle siempre había mantenido en perfecto orden.

Rated 4.73 of 5 – based on 13 votes