Skip to content

Download E-books The Walking Dead. La Caida del Gobernador Segunda Parte PDF

La caída del Gobernador. Segunda parte es l. a. esperada cuarta novela de los angeles serie ambientada en el universo de The jogging lifeless. Después de El Gobernador, Woodbury y l. a. caída del Gobernador. Primera parte, Robert Kirkman y Jay Bonansinga concluyen los angeles apasionante saga en este último volumen, imprescindible para los seguidores de The strolling useless. Cuando Philip Blake se revela como el monstruo que es en realidad, el oscuro viaje del Gobernador llega a un sorprendente ultimate. En este último libro de los angeles serie convergen los argumentos de las tres primeras novelas, las tensiones avanzan hacia un caos inimaginable y los destinos de los pocos supervivientes del apocalipsis zombi quedan sellados en una sucesión de giros sorprendentes. Los personajes de los angeles serie y el cómic, como Rick y Michonne, vuelven a aparecer para plantarle cara al Gobernador, y Rick debe enfrentarse a él por última vez a sabiendas de que sólo uno de ellos sobrevivirá…

Show description

Read or Download The Walking Dead. La Caida del Gobernador Segunda Parte PDF

Similar Horror books

My Soul to Keep (African Immortals series)

While Jessica marries David, he's every thing she wishes in a relations guy: exceptional, attentive, ever younger. but she nonetheless feels anything approximately him is simply out of achieve. quickly, as humans with reference to Jessica start to meet violent, mysterious deaths, David makes an unbelievable confession: greater than four hundred years in the past, he and different contributors of an Ethiopian sect traded their humanity in order that they might by no means die, a mystery he needs to shield at any rate.

Wrath of the Bloodeye (The Last Apprentice #5)

"I've already inebriated my fill of blood, so stay a bit longer. Breathe fora whereas and watch what is approximately to spread. "Thomas Ward has spent years because the Spook's apprentice. he is confronted unbelievable peril, and survived. yet a brand new threat has emerged: an old water witch, Bloodeye, is roaming the County cause on destroying every little thing in her course.

The Sundial

Prior to there has been Hill apartment, there has been the Halloran mansion of Jackson’s stunningly creepy fourth novel, The SundialWhen the Halloran extended family gathers on the relations domestic for a funeral, not anyone is stunned while the just a little unusual Aunt Fanny wanders off into the key backyard. yet then she returns to document an fabulous imaginative and prescient of an apocalypse from which in simple terms the Hallorans and their hangers-on can be spared, and the family members reveals itself engulfed in starting to be insanity, worry, and violence as they organize for a negative new international.

American Supernatural Tales (Penguin Horror)

A part of a brand new six-volume sequence of the easiest in vintage horror, chosen by way of award-winning director Guillermo del ToroAmerican Supernatural Tales is the last word choice of bizarre and scary American brief fiction. As Stephen King will attest, the recognition of the occult in American literature has basically grown because the days of Edgar Allan Poe.

Additional resources for The Walking Dead. La Caida del Gobernador Segunda Parte

Show sample text content

Mirando a través del toldo trasero de lona, agitado ahora por l. a. brisa, Lilly puede ver cómo recorren el lado este de Woodbury en los angeles penumbra previa al alba, mientras Gus rodea el pueblo. El lugar se parece a Beirut: el territorio más allá de los muros de alambre de púas está lleno de escombros, agujeros y montículos compuestos por los restos de pasadas escaramuzas con caminantes. Algunos de los cuerpos están decapitados, quemados o reducidos a cenizas; otros reposan en tumbas abiertas de agua salobre. A medida que amanece, el callejón de Durand road queda a los angeles vista; el muro por el que Martínez ayudó a huir a los fugitivos casi dos semanas antes se ve con overall claridad. Gus pisa los freno neumático y el camión se detiene siseando sobre un camino de grava, a unos diez metros del muro external. David y Austin saltan de l. a. plataforma y rápidamente barren el suelo con las linternas. Iluminan las huellas que hay en el lodo, cubiertas de agua de lluvia sucia, que cuentan l. a. historia del ataque al healthcare professional Stevens y l. a. posterior huida hacia l. a. autopista eighty five. A través de las radios que crepitan, comunican lo que ven al camión, y Lilly les ordena que vuelvan a bordo. Ahora avanzan por una curva hacia l. a. autopista y allí vuelven a encontrar el rastro, al otro lado de l. a. carretera de dos carriles. David Stern les recuerda que ignoren todas las huellas que tengan un rastro alargado (señal que delata que son de un caminante que arrastra los pies) y que mantengan los ojos abiertos a las que están bien definidas. Una vez que asimilan las diferencias, es más fácil encontrar pruebas de los humanos que han huido. A pesar de que han pasado dos semanas, las marcas, en muchos puntos de los angeles ruta de get away, se han secado en el lodo y forman pequeños charcos con forma de bota perfecta. Hacia media mañana pierden el rastro, a un kilómetro y medio al oeste de Greenville, y Gus detiene el camión. Hasta este punto, los fugitivos han huido, al parecer, en dirección norte-noroeste desde Woodbury, pero ahora hay que adivinar si cambiaron de rumbo y cuándo lo hicieron. Por suerte, los avistamientos de caminantes han sido escasos y espaciados y, aunque el sol cae sobre el vehículo convirtiendo el inside en una sauna, se sientan allí un momento, sudando, para analizar su siguiente movimiento. Gabe sugiere recorrer un tramo a pie, pero a Lilly no le gusta l. a. suggestion de dividirse o dejar el camión solo. Entonces l. a. mujer recuerda el lugar del accidente —el helicóptero de noticias que se estrelló y que les hizo desviarse en su último viaje en busca de provisiones, unas semanas antes—, y se da cuenta de que sólo están a un kilómetro al sur de los escombros. Le pide a Gus que avance un poco más hacia el norte; él obedece y al cabo de unos minutos llegan al mismo barrizal que pisaron hace tres semanas y media. Gus pisa el freno y se detienen. Todos miran a Lilly y todos piensan lo mismo a los angeles vez: ya no pueden seguir evitándolo. Tienen que seguir a pie por los bosques infestados de caminantes. SEIS —Vale, David, echa un vistazo a esto.

Rated 4.03 of 5 – based on 7 votes