Skip to content

Download E-books Vestido de novia PDF

By Socorro Venegas

Cuando aparentemente han quedado atrás los angeles viudez y el dolor de los angeles pérdida, cuando el luto ha sido superado por una vida en l. a. que hay un nuevo esposo y un hijo, una mujer es confrontada con los cabos sueltos de su pasado al recibir una extraña oferta: alguien quiere comprar el nicho donde descansan las cenizas de Aldo, su primer marido. En las lamentably de las mariposas que cazaba de niña regresan augurios y presentimientos que dejó pasar, señales de lo poco que ese matrimonio duraría, como el vestido de novia que eligió de colour negro. «Quizá desde niña, cuando seguía a esas mariposas, ya period una viuda en estado larvario». ¿Qué dijo el amado antes de morir? ¿Pesan esas palabras tanto como sus cenizas? Poco a poco, Laura irá descubriendo aristas desconocidas de Aldo. Le escribirá al coleccionista de Islandia con quien él intercambiaba botellas en miniatura de distintos licores y encontrará en él a un corresponsal de los angeles desgracia con quien llegará a ver lo que no quiso reconocer nunca: Aldo anhelaba los angeles muerte.

Show description

Read or Download Vestido de novia PDF

Best Literature books

Oliver Twist (Penguin Classics)

A gripping portrayal of London's darkish legal underbelly, released in Penguin Classics with an advent via Philip Horne. the tale of Oliver Twist - orphaned, and set upon through evil and adversity from his first breath - surprised readers whilst it used to be released. After operating clear of the workhouse and pompous beadle Mr Bumble, Oliver reveals himself lured right into a den of thieves peopled through bright and noteworthy characters - the crafty Dodger, vicious burglar invoice Sikes, his puppy Bull's Eye, and prostitute Nancy, all watched over by means of crafty master-thief Fagin.

The Brightest Star in the Sky: A Novel

A wry and life-affirming tale-and the Irish literary star's most up-to-date manhattan instances bestseller. Marian Keyes's inimitable combination of rollicking humor, bubbling prose, and eye-catching tales that care for real-life concerns have gained readers worldwide. comparable to the blockbuster motion picture Love, truly, her new novel The Brightest big name within the Sky, good points seven buddies whose lives turn into entangled while a sassy and prescient spirit descends on sixty six megastar highway to noticeably remodel at the least one person's existence within the Dublin city condominium.

The Night Before Christmas (Penguin Christmas Classics)

Certainly one of six liked Christmas classics in collectible hardcover editions Written in 1831 by means of the daddy of Russian literature, this uproarious story tells of the blacksmith Vakula’s conflict with the satan, who has stolen the moon and hidden it in his pocket, permitting him to wreak havoc at the village of Dikanka.

The Little Prince

Few tales are as commonly learn and as universally loved through youngsters and adults alike because the Little Prince. Richard Howard's translation of the cherished vintage superbly displays Saint-Exupéry's targeted and talented type. Howard, an acclaimed poet and one of many preeminent translators of our time, has excelled in bringing the English textual content as shut as attainable to the French, in language, type, and most vital, spirit.

Extra resources for Vestido de novia

Show sample text content

En mi boda –le contesté. No period muy expresiva pero sus ojos, de un azul muy vivo, me miraron con curiosidad. Abrió los labios para decir algo, y lo dijo, pero en polaco. safeguardó el vestido en una funda. Terminé de llenar el cheque mientras ella hacía otra cosa inesperada: preparó té y bajó un poco el volumen del televisor, que seguía siendo elevado. Bebimos lentamente de nuestras tazas con una familiaridad silenciosa, atentas al zumbido de los bólidos en l. a. pista. period como cuando estaba con mi tía Noemí, no esperábamos palabras entre nosotras, sólo esa muda calma, el reposo después de varios días de ir y venir para ver telas, botones, tamaños, ajustes. Nos sonreíamos entre sorbo y sorbo. Me acercó un platito con galletas danesas, que rechacé: quería entrar en mi vestido y me había puesto a dieta. Ella, en cambio, se las comió todas. Luego fue por un álbum viejo, de fotos que amarilleaban, y me enseñó las imágenes de su boda. Más joven, pero igualmente alta y esbelta, se veía soberbia con un vestido de escote estilo �palabra de honor», refulgente, de tonalidad perla. �El colour! , pensé, quería enseñarme el colour ordinary de un vestido de novia. Me mostró l. a. imagen donde se besa con el novio, un hombre muy alto, rubio. Ese no period el marido que yo le conocía, un hombre bajito de Sinaloa. Entendí que estaba mostrándome fotos de su primera boda. Tal vez no hubo después un segundo vestido. Ese álbum, al menos, no lo sacó. Para explicarme una de las imágenes donde sus padres le regalan algo que no alcancé a distinguir, trajo de los angeles cocina pan y sal. Luego los puso en una bolsa de plástico Ziploc y me los dio, junto con un parabién: –Pan es bueno. Pero deseo haya poca sal. Sonreí, period mi primer regalo de bodas. Recibió el cheque y tomó mi mano unos instantes, miró el anillo de compromiso, y dijo en voz baja: –Felicidades. Iba a decirme algo más, pero justo en ese momento hubo un gran revuelo en l. a. pantalla del televisor. Un vehicle había volcado espectacularmente. –Crash –dijo, y se quedó absorta mirando al equipo de socorro que acudía a sacar al piloto del coche en llamas. Tomé mi vestido de novia y salí del departamento dichosa y temeraria, saltando por las escaleras hacia los angeles calle, en llamas yo también, �iba a casarme! Tomé l. a. carretera hacia Acapulco, con Emilio en su silla especial de niño pequeño afianzada en el asiento trasero. Manejé con los vidrios abajo y sentimos el viento en l. a. cara durante todo el trayecto, casi cuatro horas. Él se durmió una parte del camino, luego despertó para estirar el cuello y otear en busca de una visión. Chasqueó los angeles lengua cuando se encontró con que el sol se estaba ocultando y aún no llegábamos al puerto. No dijo nada. Le lancé una bolsa de sus papas favoritas. Emilio y yo vamos solos, en unas vacaciones improvisadas. No tuvimos que dar explicaciones ni decir mentiras: su papá salió de viaje de trabajo y nos alcanzará unos días después en los angeles playa. Llegamos de noche al resort, pedimos nuestra cena a l. a. habitación y después de comer jugamos un poco. Emilio se mete bajo las sábanas en mi cama, se acurruca y cube: –Soy un grano de cobijas.

Rated 4.66 of 5 – based on 6 votes